¿Cuándo y cómo cambiar la pasta térmica de mi microprocesador?

imgo

Lo primero de todo comenzaron explicando que es la pasta térmica y para qué sirve. La pasta térmica es una masilla o pasta que permite aumentar el nivel de conducción entre 2 superficies, permitiendo una unión total entre ambas, en este caso, entre el “micro” y el disipador. Su función es la de permitir una mejor conducción del calor producido por nuestro “micro” hacia el disipador que es el que “expulsa” finalmente el calor.

¿Cuándo debo cambiar la pasta térmica?

En numerosas ocasiones el rendimiento general de nuestros equipos se ven afectados por temperaturas demasiado elevadas del “micro” pudiendo incluso este llegar a estropearse, por lo que es muy conveniente el uso de aplicaciones para poder medir estas temperaturas y si notamos que nuestra temperatura es más elevada de lo normal para nuestra combinación de “micro” y disipador debemos proceder a cambiarla.

Los programas más utilizados y recomendados son los siguientes:

HWMonitor: http://www.cpuid.com/news/39-hwmonitor-1-28.html

Core Temp: http://www.alcpu.com/CoreTemp/

¿Cómo se aplica la pasta térmica?

Lo primero de todo en el caso de que el procesador ya tenga previamente aplicada pasta seca, hay que asegurarse de eliminar todo resto tanto del “micro” como del disipador, para ello usaremos papel de cocina / servilleta o algodón mojado en alcohol o cualquier disolvente orgánico. También se recomienda el uso de bastoncillos para poder eliminar cualquier resto que quede.

Una vez que la superficie del “micro” se encuentre completamente limpia procedemos a echar la pasta térmica, para ello hay varias maneras, pero lo más importante es ni quedarse cortos ni pasarse. Una gente únicamente echa una poco en el centro y otra echa en forma de X, cualquiera de las 2 es válida ya que por la presión del disipador al colocarlo esta se colocará uniformemente por toda la superficie. Otra práctica que se realiza es la de esparcir uno mismo la pasta por toda la superficie para ello hay que asegurarse de dejar una capa uniforme de unos pocos milímetros, para ello se ayudan de una tarjeta o un cartón.

Una vez puesta la pasta únicamente debemos colocar correctamente el disipador y trabajo terminado. Nuevamente controlaremos las temperaturas para comprobar que estas efectivamente han bajado. Hay que tener en cuenta que algunas pastas tardan en alcanzar su punto óptimo de disipación.

Os dejamos un vídeo donde podéis ver todo este proceso:

En antarti.com encontrarás todo lo necesario para mantener al día tu PC, recuerda visitar nuestra sección de ventilación y disipación.

Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *